10 jul. 2011

Una isla Americana miembro de la UE

Cuando estudiabamos la geografía en el colegio de toda la vida entre los países de Europa estaba por supuesto el Reino Unido. Por eso me chocó mucho desde el primer momento que llegue al país que se refirieran al resto del continente como "Europa" en tercera persona del plural, es decir "ellos". Como si los británicos fuesen Asiáticos, vamos. En los medios de comunicación e incluso la gente de la calle siempre dice "en Europa".

La relación con la Unión Europa es una de amor-odio. Por un lado cuando Francia les vetó entrar en 1967 no les gustó ni un pelo. ¿Cómo se atrevían esos gabachos a dejarlos fuera? Pero cuando por fin Margaret Thacher los convenció que era mejor unirse, ellos pusieron sus condiciones. Lo último que los británicos quieren es que alguien venga de fuera a imponerles ningún tipo de norma (en especial los franceses). Así que no les toque nadie sus millas y sus yardas, sus pulgadas y sus pies, sus onzas y sus pintas, sus libras y sus piedras de peso, pero sobre todo, que nadie les toque su libra esterlina.


La primera vez que David Cameron visitó Bruselas, lo primero que comentó en la rueda de prensa no fue qué nuevas políticas había tratado con sus colegas. Lo primero que comentó fue como se había agasajado en el desayuno de trabajo con un "full English breakfast" (desayuno inglés), en vez de lo esperado, que sería un "desayuno continental" por aquello de que estaba en el continente. Como si Inglaterra hubiera empezado a conquistar Bruselas a través del desayuno. Dependiendo de donde te encuentres en UK los desayunos se describen como English/Welsh/Scotish/Irish breakfast, que consiste en panceta, morcilla, huevos revueltos, alubias, champiñones, tomates, salchichas y tostadas. Y por otro lado el "continental": cereales, zumo, croissants y café.


Con esto del rescate económico de los PIGS (Portugal, Italy, GreeceSpain) se les ha visto el plumero en mayor medida. Cuando fue Irlanda la que necesitó ayuda hace unos meses nadie cuestionó la necesidad de ayudar a los "amigos irlandeses". Pero desde entonces Grecia y Portugal han caído y por ahí ya no pasan. El primer ministro tiene que asegurar una otra vez que nuestras preciosas libras esterlinas no serán gastadas en esos sureños PIGS, y que hasta Irlanda podemos llegar. Todos los economistas se congratulan que el Euro no haya cruzado el Canal de la Mancha y repiten una y otra vez "que bien que no nos hemos montado a ese tren, si ya lo decíamos nosotros!
El UKIP (United Kingdom Independent) es uno de los partidos cuyo motto es "fuera de Europa". El otro día uno de sus representantes decía que la "familia" británica no se encuentra en Europa, sino que es la Common Wealth. Según él los británicos tienen mucho más en común con Australia, Nueva Zelanda y Canadá que con cualquier alemán o Griego. Y se preguntaba que demonios hace un país que antaño manejaba un imperio, unido a "esos europeos".
Otro capítulo aparte merece la relación con U.S.A. A los británicos les encanta pensar que mantienen "una relación especial" con las Americas y analizan con lupa cada una de las visitas de los mandatarios de uno con otro país. Yo siempre he pensado que Gran Bretaña preferiría mil veces ser el estado 51 de los EE.UU. que aceptar el Euro. Y es que América dice "salta!" y el Reino Unido contesta "cómo de alto?". Cuanto fregado se han metido, allí ha estado la pérfida Albión para reírle la gracia. La relación especial les ha llevado al corazón de Irak y Afganistán.. y por allí andan todavía. Pero lo gracioso del asunto que América trata al Reino Unido poco más que como un perrillo faldero. Me acuerdo cuando Gordon Brown se fue a visitar a Obama, que toda la prensa estaba al quite, analizando cada gesto. Brown le llevó a Obama de regalo un portapluma hecho con madera de el barco victoriano anti-esclavista HMS Gannet, que tuvo como gemelo HMS Resolute, cuya madera fue usada para confeccionar el escritorio presidencial que está en la casa blanca. Aparte de eso le llevó una copia de la biografía de Churchill y el pliego la primera misión del barco enmarcada. Todo el mundo pensó que estos regalos fueron muy acertados, bien pensados, y considerados. Y qué le regaló Obama a Gordon Brown?... alguna cosa de la guerra de la Independencia?, el diario secreto de Washington?, la última bala de la segunda guerra mundial donde fueron aliados?... pues no. Obama decidió regalarle al primer ministro británicos una colección de DVD. Sí. Para que aprenda algo de la gran cultura americana. Ni que decir tiene que la prensa británica hizo migas con la cuestión.

Y es que el Gran Bretaña es una isla, me dicen. Y como es una isla, según ellos, tienen un carácter especial, diferente, único, porque culpa de ser una isla y estar "aislados" (nunca mejor dicho) del mundo mundial son diferentes. Y yo me pregunto.. ¿es que Islandia, Chipre, Malta, Sicilia o incluso Irlanda no son islas?  ¿Cómo es que estos otros isleños son todos más europeos que los británicos?