18 sept. 2009

Ser o no ser, esa es la cuestión.

Es una cosa que me toca mucho la moral. Esto de que te cases, y de repente te dejas de llamar fulanita de tal, para llamarte fulanita de cual porque te has casado con el fulanito de cual… es que no me cabe en la cabeza.
Parece que es como si te han comprado, y tu marido tiene que poner "su marca" en tu nombre. Si por lo menos se pudiese elegir, y hacer al contrario y el marido fuera el que cambiara el nombre... pero ni eso!

Por supuesto que yo no he perdido mi apellido. Pero cuando mi familia política me manda algo por correo siempre pone mi nombre con el apellido familiar. Que me revienta!!! Y lo llevan fatal que yo siga con mi nombre y DOS apellidos (de mi padre y mi madre) y no haya cambiado el "family name".
Luego está lo de tener dos apellidos. He tenido que unirlos con un guión porque piensan que mi primer apellido es mi segundo nombre.

Al principio ponía los dos apellidos separados por un espacio. Y entonces empecé a recibir multitud de cartas para Miss “Segundo apellido”... del banco, la nomina....menudo rollo. Así que tuve que empezar a usar este apellido compuesto, como la gente pija.

No hay comentarios: